web analytics

Fallece la Hermana Regina, la “primera hija” de la Madre Angélica

, 28 Jul. 23 (ACI Prensa).-
La Hermana María Regina de los Santos Ángeles, la primera religiosa que ingresó al monasterio de la Madre Angélica en Hanceville, Alabama (Estados Unidos), murió el 22 de julio a los 78 años, tras una batalla con el cáncer.

Nacida como Jo Ann Magro, la Hermana Regina conoció por primera vez a la Madre Angélica, fundadora de EWTN, cuando la primera era una estudiante en la Secundaria John Carroll en Birmingham hace casi 60 años, de acuerdo a una biografía suya compartida con CNA —agencia en inglés de EWTN News— por el P. Joseph Wolfe, Misionero Franciscano de la Palabra Eterna, capellán de EWTN.

La “primera hija” de la Madre Angélica se inspiró para entrar al monasterio de las Clarisas Pobres de la Adoración Perpetua por la autobiografía de Santa Teresita de Lisieux, “Historia de un Alma”.

Regina, conocida por su voz de mezzosoprano en el coro y su “ingenio italiano”, hizo su primera profesión de votos el 15 de octubre de 1967, según la biografía. Cuidó a la Madre Angélica todos los días después del derrame cerebral de la Madre en 2001.

“Después del diagnóstico [de Regina] de cáncer de páncreas en el otoño de 2022, esta ‘pequeña semilla de mostaza’ de Nuestro Señor perseveró a través de muchos sufrimientos y luchó contra muchas pruebas con fe”, dice la biografía.

Falleció rodeada de sus hermanas y “regresó en paz al Señor Nuestro Salvador”, señala.

El P. Wolfe habló con CNA sobre Regina, a quien conocía desde 1985.

“Mientras la Madre y sus hermanas construían el monasterio en Irondale, una amiga la llevó allá [a Jo Ann Magro, de 16 años] donde conoció a la Madre por primera vez. En ese momento escuchó al Señor decir: ‘Ven’”, escribió el sacerdote en una entrevista por correo electrónico.

El P. Wolfe dijo que Regina asistió a la dedicación cuando se terminó el Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles el 20 de mayo de 1962, y entró poco después de graduarse de la escuela secundaria, el 15 de agosto de 1964.

El sacerdote también recordó que el primo de Regina, Steve Magro, recuerda que ella decía “desde sus primeros años” que tenía vocación religiosa.

“La Hermana Regina nos dijo a cinco de nosotros los frailes cuando la visitamos unas semanas antes de su muerte que había recibido una gracia muy especial cuando era niña en su Primera Comunión en la iglesia católica de San Marcos, mostrándole cuál sería la misión de su vida”, señaló.

“Ella nos dijo que el Señor le dijo que ella participaría en una gran misión de la Iglesia y que le daría gracias para ser parte de una misión para el mundo entero”, añadió.

El P. Wolfe indicó que la decisión de Regina de unirse a las Clarisas de la Adoración Perpetua, una orden contemplativa, se inspiró en “Historia de un Alma”.

“Ella, de hecho, a menudo hacía una novena a Santa Teresa y pedía una rosa, que a menudo recibía”, aseguró.

El sacerdote se refirió así a una popular novena a la santa. Muchos de los que la han rezado han dado testimonio de la aparición de rosas.

Regina también estuvo presente el día que la Madre Angélica y las hermanas decidieron obtener una licencia de transmisión sin experiencia previa en televisión.

“La Madre les dijo a las monjas reunidas en el refectorio: ‘Una vez que tengamos la licencia y empecemos, no habrá vuelta atrás. ¿Están dispuestas a hacer esto?’ Las doce dijeron: ‘Sí’. La hermana Regina dijo que el Señor tomó sus ‘sí’ y los de la Madre e hizo algo maravilloso”, señaló el P. Wolfe.

En la homilía del funeral de la Hermana Regina, el jueves 27 de julio, el sacerdote dijo que “a la Hermana Regina se le dio una gracia especial de ver una llama que salió de esa primera antena parabólica —que sigue siendo la principal antena parabólica de EWTN— que se confirmó en una fotografía el día de su instalación.”

“Cuando le pregunté al respecto, dijo que vio que esa llama envolvería al mundo entero y beneficiaría a muchas almas, que esta red glorificaría a Jesús, la Palabra Eterna”, dijo en la homilía.

Hoy, las diversas redes de EWTN llegan a más de 408 millones de hogares.

Además de compartir momentos de éxito en la transmisión, Regina y Madre Angélica compartieron muchos momentos personales.

El 15 de agosto de 2014, Regina celebró su 50 aniversario de ingreso a la vida religiosa, mientras que la Madre Angélica celebró su 70 aniversario.

“La Hermana Regina estaba encantada de compartir el día con la Madre Angélica”, dijo el sacerdote.

Cuando el P. Wolfe y sus compañeros frailes visitaron a Regina antes de su muerte, le preguntó si tenía algún consejo para ellos.

“Ella respondió con lo que dijo que la Madre solía decir: ‘Puedes hacerlo mejor’”, recordó el sacerdote.

“Dijo que la Madre decía eso para motivarnos siempre a la santidad. Lo que me recuerda las palabras de San Francisco a los frailes en su muerte: ‘Hermanos, comencemos hoy, que hasta ahora hemos hecho muy poco’”, agregó.

El P. Wolfe recordó que durante su batalla contra el cáncer de páncreas Regina siempre se mantuvo alegre y amigable, incluso en medio del sufrimiento.

“Ella esperaba estar con Jesús para siempre”, aseguró.

Reflexionando sobre un recuerdo particular de la Hermana Regina, el sacerdote señaló que le encantaba cantar y que tenía una “hermosa voz de mezzosoprano”.

El P. Wolfe también dijo que Regina amaba a los animales, “especialmente a los perros, ¡tenía un verdadero corazón franciscano!”.

Traducido y adaptado por el equipo de ACI Prensa. Publicado originalmente en CNA.

Leave a Comment