web analytics

Obispo Strickland niega malos manejos y se pronuncia sobre investigación del Vaticano

, 25 Jul. 23 (ACI Prensa).-
Al participar recientemente en un podcast, el Obispo de Tyler en Texas (Estados Unidos), Mons. Joseph E. Strickland, negó cualquier irregularidad relacionada con la investigación del Vaticano sobre su conducta y la situación de su diócesis y señaló que la reciente visita apostólica “no fue divertida”.

Los delegados del Vaticano estaban “observando todo”, indicó Mons. Strickland en una edición pregrabada de la “Hora del Obispo Strickland”, programada para ser transmitida por Virgin Most Powerful Internet Radio el 25 de julio.

“Ha habido algunos problemas administrativos y estoy seguro de que la gente está preocupada”, manifestó el Obispo. “Estoy seguro de que hay personas que dicen que debe haber algo realmente malo y que algo realmente salió mal para que esta visita apostólica [se dé]”.

“No tengo nada que ocultar”, expresó en un extracto del programa publicado en YouTube.

Mons. Strickland señaló que la visita apostólica “no fue divertida” y la comparó con “ser llamado a la oficina del director”.

Una visita apostólica es una forma específica de investigación canónica en la que un superior eclesial visita o envía un delegado a personas o instituciones bajo su autoridad para mantener la sana doctrina y la moral o corregir abusos. El Papa puede iniciar visitas apostólicas en toda la Iglesia en su calidad de Sumo Pontífice.

La visita apostólica a Mons. Strickland y su diócesis fue supervisada por el Dicasterio para los Obispos del Vaticano. Esta rara forma de intervención apunta a una posible acción disciplinaria contra el Obispo de Tyler.

Como informó el 25 de junio CNA —agencia en inglés de EWTN News—, una fuente en la diócesis afirmó que la visita apostólica incluyó entrevistas con el clero diocesano así como con laicos durante la semana anterior, concluyendo con una reunión con Mons. Strickland. El Obispo Emérito de Tucson, Mons. Gerald Kicanas, y el Obispo de Camden, Nueva Jersey, Mons. Dennis Sullivan, encabezaron la investigación.

De acuerdo a la fuente, el proceso apuntó al uso de las redes sociales por parte del Obispo, así como a preguntas sobre el manejo de la diócesis.

El ministerio de Mons. Strickland

Mons. Strickland, de 64 años, es una figura popular pero polarizante. Muchos conservadores estadounidenses aprecian su franqueza y su firme defensa del no nacido, del matrimonio, de la liturgia tradicional en latín y de la ortodoxia católica. Comparte sus puntos de vista y comentarios con 136.000 seguidores en la red social Twitter.

Al frente de la Diócesis de Tyler desde 2012, Mons. Strickland ha enfrentado críticas por lo que algunos ven como publicaciones desmedidas en las redes sociales, impropias de un obispo estadounidense, entre ellas un tuit del 12 de mayo en el que sugirió que el Papa Francisco estaba “socavando el depósito de la fe”.

Al hablar sobre la investigación del Vaticano en su programa radial, Mons. Strickland repitió que el proceso fue difícil.“No es algo para lo que me ofrecería como voluntario, pasar por una visita apostólica”, destacó. “De alguna manera pone una sombra sobre la diócesis”.

El Obispo indicó que cree que era sujeto de una visita “porque he sido lo suficientemente valiente y he amado lo suficiente al Señor y a su Iglesia, simplemente predicando la verdad”.

Sin ser específico, expresó: “Lo triste es que demasiadas personas están trayendo un mensaje falso que es dañino para el mundo y para el Cuerpo místico de Cristo que es la Iglesia”.

“Pero el mensaje falso nunca prevalecerá”, continuó. “Nunca destruirá la fe de las personas que conocen su fe y son fuertes en la fe. Lamentablemente, hay demasiados que no están bien catequizados y son fácilmente engañados por los falsos evangelios que existen”.

Al comentar sobre las personas en Twitter que dicen que “el Obispo Strickland está de salida”, respondió: “Tal vez tengan razón”.

“Pero la realidad es que estoy feliz sirviendo como pastor de la Diócesis de Tyler. Lo considero un honor que no merezco”, continuó. “Es mucho trabajo. Son muchos desafíos. He cometido errores, pero la bondad de la gente y la gracia de Dios nos han permitido hacer cosas muy buenas”.

El gobierno pastoral de Mons. Strickland también coincidió con signos positivos de salud espiritual y administrativa en Tyler.

Actualmente, 21 hombres están en formación sacerdotal para el territorio de sólo 55.000 católicos, una tasa de seminaristas por católico considerablemente más alta que la mayoría de las otras diócesis de Estados Unidos. Según los informes, su circunscripción eclesiástica también está en buena forma financiera.

“Las finanzas están en orden, tenemos un gran equipo de finanzas, el desarrollo es fuerte, tenemos un buen número de seminaristas”, destacó Mons. Strickland en su programa de radio. “Y [cuando] voy a las diferentes parroquias, celebrando la Confirmación, la gente es muy acogedora. Dicen que están rezando por mí”.

“Es una lección de humildad ver la preocupación de la gente, la fe de la gente… Es una lección de humildad, pero también alentador ver la bondad de la gente”, resaltó.

El Obispo enfatizó su amor por Dios y sus esfuerzos por evangelizar, pero también sugirió que no necesitaba ser corregido.

“La alegría de seguir compartiendo el Evangelio de Jesucristo es una alegría que sé que no los detendrá a ustedes y no me detendrá a mí si lo hacemos con amor, con caridad y claridad, con humildad, siempre dispuestos a ser corregidos”, expresó.

“Pero cuando decimos la verdad de Jesucristo, no hay corrección”, añadió Mons. Strickland. “Y el mundo puede tratar de gritarnos, pero no funcionará”.

Otras visitas apostólicas en EEUU

Varios obispos estadounidenses han enfrentado visitas apostólicas en años recientes.

En noviembre de 2022, el Vaticano habría enviado una visita apostólica a la Diócesis de Knoxville, en Tennessee, donde su Obispo, Mons. Richard Stika, se había visto envuelto en acusaciones de encubrimiento de abusos. La Santa Sede habría pedido que el Prelado renuncie, pero hasta la fecha se mantiene en el cargo.

Mons. Daniel Fernández Torres, de la Diócesis de Arecibo en Puerto Rico, fue supuestamente objeto de una visita apostólica antes de ser retirado del cargo el 9 de marzo de 2022. El Vaticano nunca dio ninguna razón oficial para su destitución, pero el Arzobispo Metropolitano de San Juan, Mons. Roberto Octavio González Nieves, expresó que se debió a una “insubordinación al Papa”.

Esto estuvo probablemente relacionado con la inicial negativa de Mons. Fernández Torres de trasladar a los seminaristas de su diócesis al Seminario Interdiocesano de Puerto Rico, aprobado por el Vaticano a inicios de marzo de 2020. También se rehusó a firmar un comunicado conjunto de los obispos sobre la obligación de recibir la vacuna contra el COVID-19.

La Diócesis de Buffalo, en Nueva York, también recibió una visita apostólica en octubre de 2019, luego de que su entonces Obispo, Mons. Richard Malone, enfrentara fuertes críticas por su manejo del abuso sexual de sacerdotes. El Papa Francisco le concedió un “retiro temprano” en diciembre de 2019.

Mons. Martin D. Holley fue retirado de su cargo como Obispo de Memphis, Tennessee, el 24 de octubre de 2018, luego de una visita apostólica de tres días en junio de ese año, en la cual supuestamente se habrían investigado acusaciones de malos manejos del personal y las finanzas diocesanas.

Traducido y adaptado por el equipo de ACI Prensa. Publicado originalmente en CNA.

Leave a Comment